Además, hay riesgo de escasez de gas barato para 282.000 familias del nororiente del país.

El valor que se dejó de recibir en la primera quincena de marzo supera los 75.000 millones de pesos.

Aunque en el comienzo de año la producción petrolera del país paró de caer y en enero fue de 860.000 barriles por día, nivel que se habría mantenido en febrero, según datos preliminares de la industria, en lo que va corrido de marzo se evidencia una sensible caída.

El miércoles, luego de cumplirse un mes desde que el oleoducto Caño Limón-Coveñas dejó de bombear crudo y 10 días desde que Arauca dejó de producir porque se copó su capacidad de almacenamiento, se conoció que en la primera mitad de marzo la producción de petróleo está por debajo de los 800.000 barriles por día, un nivel que no se observaba desde agosto del 2010, según fuentes del sector enteradas de la situación.

La suspensión del bombeo y de la producción del departamento de Arauca, estimada en 52.000 barriles por día, obedece a los 26 ataques de la guerrilla, que van en lo corrido del año a esta infraestructura petrolera. Así, la cifra de producción de marzo se ubica hasta ahora en más de 100.000 barriles por debajo de lo que debe producir el país este año en promedio, según dijo recientemente Orlando Velandia, presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

EL TIEMPO consultó a Ecopetrol por los efectos de esta situación para sus cuentas y la compañía señaló que, en su caso particular, a la fecha se han dejado de producir cerca de 525.000 barriles de petróleo de los campos de Arauca (Caño Limón, Chipirón, Rondón y Cosecha). La firma confirmó que cada día que pasa sin operar el oleoducto son 52.000 barriles que no se extraen.

El valor dejado de recibir en la primera quincena de marzo supera los 75.000 millones de pesos, entre regalías e impuestos, y lo que facturan Ecopetrol y Oxy, operador del campo.

Ecopetrol agregó que, luego de iniciar el año produciendo más de 725.000 barriles equivalentes por día (crudo y gas) en los últimos días su nivel se descolgó hasta los 680.000 barriles por día.

 

Daño colateral

Pero la parálisis de producción en Arauca, según Ecopetrol, la llevará en las próximas horas a suspender la producción de gas en la planta de Gibraltar, que abastece al nororiente del país, porque no se pueden evacuar por el oleoducto los líquidos condensados que se extraen con el gas, y el almacenamiento se está copando. El presidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, señaló que si bien hay un impacto económico, la mayor preocupación para la empresa es el costo social y ambiental.

El efecto será la imposibilidad de llevar gas a un precio competitivo para Bucaramanga, Barrancabermeja y sus áreas cercanas, así como a los municipios de Pamplona, Labateca, Toledo y Chitaga, Silos y los corregimientos de Samoré, San Bernardo y Gibraltar, en Norte de Santander.

También debió pararse el envío de dichos condensados por carrotanque debido a las hostilidades contra las caravanas, lo cual implica que unas 282.000 familias de Bucaramanga y el oriente del país tendrían que pagar un mayor costo por el gas natural. 

Esto, porque la primera opción de sustitución es La Guajira, pero este gas llega más caro al usuario por el suministro y el transporte.

“Como sucedió a mitad del año pasado, los habitantes de Bucaramanga se verán abocados a restricciones en el suministro del gas o a un incremento en las tarifas”, dijo Ecopetrol.

 

Por: El Tiempo

Encuesta

Califica nuestro nuevo diseño

Sugerencias

Nombre
Invalid Input

Correo electrónico
Entrada no válida

Comentario
Invalid Input

Escriba las letras que ve en la imagen(*)
Escriba las letras que ve en la imagen
Invalid Input